Viaje Azul

El Crucero “Blue” o “Blue Voyage” es una fórmula única de crucero a vela para descubrir los mares del Egeo y el Mediterráneo surcando las aguas que bañan la costa turca. Una aventura que nos transportará al mágico mundo de la mitología en una vuelta al tiempo de más de tres mil años y, al mismo tiempo, poder disfrutar de unas vacaciones relajantes bajo el sol, la posibilidad de nadar en las cristalinas aguas turquesas y disfrutar de los auténticos sabores de la cocina turca.

Puede seleccionar el programa, para ver el itinerario deseado, antes de hacer la reserva. Normalmente, la duración de una jornada de crucero no suele ser superior a 3-4 horas. El resto del día se puede completar en una maravillosa cala disfrutando del sol y del mar, tumbado en cubierta, nadando en las claras aguas, haciendo buceo o pescando.

Durante el Crucero “Blue”, la mayoría de los lugares que se visitarán como Efeso, Didim, Iassos, Myra y las Tumbas excavadas en roca de Caunos, “la playa privada de Cleopatra” , los restos arqueológicos de antiguas civilizaciones (aun bajo el mar) son el reflejo del legado histórico y cultural. Por otro lado, solo el Crucero “Blue” ofrece una oportunidad para darse cuenta que hay mucho más a ser descubierto sobre uno mismo.

El popular “Blue Voyage” desarrolla su itinerario desde Cesme (en la Costa del Egeo) hasta Antalya (sobre el Mediterráneo). Las goletas, que partiendo de Izmir, proseguirán hacia Cesme Sigacik, Kusadasi, Bodrum, Datca, Marmaris, Göcek, Fethiye, Kalkan, Kas, Kemer  y Antalya. El “Blue Voyages” está equipado para un máximo de 12 personas. Estos programas se pueden organizar para los meses de Abril a Octubre.

La costa turca, en toda su diversidad, tiene algo que ofrecer a cada uno no importa la edad que se tenga. Partiendo de Bodrum, el crucero nos puede llevar hasta el Golfo de Gokoya para disfrutar de una semana o más de un completo relax. Los pinares cubren las laderas y llegan a los pies de tranquilas bahías y pequeñas calas con playas de arena donde los únicas habitantes son las abejas, las cabras y los viejos pecadores.

En la cabecera del Golfo, en Sogut y Ingiliz Liman, se encuentran unos pocos pequeños y rústicos bares y restaurantes en las pequeñas localidades costeras, pero incluso aquí, el ritmo de vida es tranquilo en una atmósfera de sosiego. Los antiguos debieron sentir lo mismo. Antonio y Cleopatra se enamoraron de la isla Sedir, cuya arena se trajo, en barco, desde el norte de África.
No hay evidencias de lugares históricos en el golfo pero, caminando desde la costa, se puede llegar a descubrir restos de civilizaciones anteriores a Cristo hasta la época del Imperio Bizantino. Las aguas son perfectas para nadar y todo rastro de stress desaparece tras una semana en la zona.

A lo largo del Golgo de Gokoya, desde Bodrum se halla Knidos, el Golfo de Hisaronu, y aquí se encuentran más vestigios de asentamientos antiguos. En Knidos, se puede atracar en su puerto natural con vistas a templos y teatros desparramados por las laderas.  Hacia el interior del golfo, el paisaje es más montañoso y en muchas de sus bahías hay evidencias de poblaciones helenísticas, romanas, bizantinas y de época medieval. Hay poblaciones donde el tiempo parece haberse parado y fértiles valles regados por arroyos que vienen de las montañas. En contraste, el encantador puerto de Datca tiene una mayor animación nocturna en los bares que se alinean a lo largo del paseo marítimo. Desde Datca se pueden explorar otras bahías del Golfo de Hisaronu o finalizar el crucero en Marmaris.

Desde Marmaris, el crucero de una semana, nos puede llevar hasta Bodrum o hasta Fethiye, dos semanas hasta Antalya. Una de las primeras paradas, en dirección este, es el delta del río Dalyan y un recorrido en barca hasta la antigua Caunus y las espectaculares tumbas Liceas, del s. IV, excavadas en la escarpada pared. Aquí, los arenales de la playa están protegidos como lugar de cría de la totuga “boba” que está en peligro de extinción.

El encantador pueblo de pescadores de Gocek es otro punto de partida para navegar a lo largo de deshabitadas bahías e islas del Golfo de Fethiye en camino de Oludeniz, una laguna natural rodeada de altas montañas. El antiguo enclave de Patara se halla entre dunas y kilómetros de blancas playas. Más hacia el este, Kalkan y Kas presentan un ambiente pintoresco de estrechas calles empinadas, balcones cubiertos de buganvillas y tejados en terraza donde se localizan bohemios bares. Todo ello con el incomparable marco de fondo de las Montañas Tauro.

Sarcófagos, ruinas subterráneas, un castillo medieval e infinidad de bahías y ensenadas, hacen de Kekoya un lugar tan especial. Puede perderse entre las casas de la villa que se construyeron junto a la muralla de origen romano, y las mujeres locales que con gran sentido del humor venden pañuelos de brillantes colores. En las cercanías de Antalya, en Puerto Ceneviz, escarpados acantilados caen sobre el mar y aparece la bahía completamente desierta. Las ruinas del Olimpo aparecen ocultas, cubiertas de vegetación y apenas removidas. Se podría tener la sensación de ser los primeros en descubrir el lugar.  A orillas de la antigua Phaselis son claramente visibles los restos del acueducto, el teatro romano y el lugar del mercado. Antalya es el más alejado lugar de la costa sur-oriental de Turquía hacia el que navegaremos y anclaremos en el viejo puerto rodeados de edificios restaurados de estilo otomano.

Podemos hacerle llegar ejemplos de itinerarios de cruceros de 7 a 14 días y más, comenzando en Bodrum, Marmaris, Gocek, Fethiye ó Antalya. Todos tienen aeropuertos en sus cercanías con vuelos charter o servicio regular, vía Estambul, operados por Turkish Airlines.

DISTANCIA DESDE LOS AEROPUERTOS
Del aeropuerto de Bodrum a Bodrum 30 min.
Del aeropuerto de Dalaman a Gocek 20 min.
Del aeropuerto de Dalaman a Marmaris 1 h. 30 min.
Del aeropuerto de Dalaman a Fethiye 1 h.
Del aeropuerto de Bodrum a Marmaris 2 hrs.
Del aeropuerto de Antalya a Antalya 30 min.

Imagínese explorando la costa sur-occidental de Turquía, a bordo de una goleta tradicional de madera que se uso como transporte de carga entre los viejos puertos y que actualmente están equipadas de modernas instalaciones y confortables camarotes.

Ahora imagine un paseo matinal por las ruinas de antiguas civilizaciones mientras que, a bordo, la tripulación prepara el almuerzo. La mesa, bajo la sombra de un toldo, está preparada con especialidades turcas: verduras frescas, el pescado que usted y sus hijos han capturado. El pan llega, en botes a remo, desde las localidades de la costa, recientemente horneado en un horno de piedra. Tras el almuerzo, la tripulación eleva el ancla para una navegación de un par de horas hasta el próximo destino.  Algunos dormitan a la sombra, otros reposan al sol contemplando la belleza de la costa ociosamente junto a una bebida fría. Los padres relajados a proa mientras que el cocinero enseña a los niños a jugar al backgammon.

Se levanta la brisa y la tripulación suelta velas. Con los motores apagados, llega la paz y se pierde el sentido del tiempo.  Pensando en la próxima parada y hojeando una guía para obtener información de la vieja fortaleza que se divisa sobre la ladera. Para pasar la noche, anclamos en una bahía salpicada de pinos y con una playa para ser investigada.  El agua parece tan apetecible que todos se lanzan, salpicando al nadar, buceando ó haciendo piragüismo o desafiando la tabla de windsurf. El único sonido, a parte de la risa de la gente, es el canto de los grillos.

Durante la cena, tranquila y placentera, el aire se llena de esencia a jazmín y hiervas salvajes.  El cielo está negro como boca de lobo, las estrellas brillan como nunca antes las has visto e incluso podemos ver la Vía Láctea. Satisfechos por la buena comida, buena compañía y el primer trago de “raki” turco, meditamos sobre los planes para el día siguiente: más relax, más exploraciones y quizás un viaje a una pequeña localidad costera donde buscar gangas y tomar unas copas en un bar de ambiente sobre el paseo marítimo. Esta es la esencia de unas vacaciones en goleta por Turquía y Moris Tourism Inc. proporciona confortable goletas tripuladas y bien equipadas, de diferentes tamaños que se adapten según las preferencias de pequeños o grandes grupos de cualquier edad.

Sus vacaciones pueden durar una semana o dos o más, comenzar y finalizar en cualquier puerto de su elección a lo largo de la costa sur-occidental de Turquía. Podemos sugerir cualquier ruta que se adapte a los intereses particulares de su grupo concernientes a lugares arqueológicos, bahías tranquilas, pequeñas localidades o ciudades con ambiente. Donde quiera que el crucero le lleve,  Moris Tourism Inc. se asegurará de que sean unas vacaciones inolvidables en este encantador país.

QUE LLEVAR CONSIGO:

  • Ropa ligera
  • Traje de baño
  • Zapatillas de deporte, calzado adecuado para el barco
  • Calzado adecuado para andar
  • Sueter/Sudadera – puede refrescar durante la noche
  • Cremas de protección solar
  • Equipo de buceo si tiene o nos lo puede solicitar de antemano
  • Música de su elección

ALGUNO DE NUESTROS BARCOS: